Cuphead... el juego independiente más exitoso del año: mitad Mario Bros, mitad Mickey Mouse vintage

Fecha de publicación: 14/08/2018

Cuphead... el juego independiente más exitoso del año: mitad Mario Bros, mitad Mickey Mouse vintage

 

Resulta sencilla de entender -porque es compartida por millones de personas- la fascinación de los hermanos Moldenhauer por la animación clásica americana de los años 30. Aquellos cartoons de la época dorada, enloquecidos, con la música swing atronando en historias en las que el humor físico predominaba sobre todo lo demás, preñadas de imaginación y radicalmente libres. Era la época de Tex Avery, de los primeros Disneys o de los hermanos Fleischer. Menos comprensible es que esa fascinación te lleve a hipotecar tu casa, dejar tu negocio y arriesgar todo lo que tienes para perseguir el sueño de realizar un videojuego que rescate la esencia de aquellos dibujos animados. Eso fue lo que hicieron los hermanos Chad y Jared Moldenhauer; afortunadamente para ellos, detrás de esa idea disparatada también había unas buenas dosis de talento y muchas, muchísimas ganas, de trabajar para hacer algo distinto. El resultado fue uno de los juegos independientes más alabados por la crítica y el público de los últimos años: el original y divertido Cuphead.

Pero el éxito, incluso cuando se ha buscado con una pasión envenenada, es siempre una sorpresa. Así lo expresa Maja Moldenhauer, ilustradora del videojuego, pieza esencial en su imagen y esposa de Chad, uno de sus creadores: “Al principio creíamos que quizás 500 o 1.000 personas comprarían el juego. Estábamos tanteando el terreno, viendo cómo era la comunidad”. Ahora saben lo cortos que se quedaron con aquellas estimaciones (Cuphead ha vendido más de dos millones de copias para X-Box y PC), aunque el esfuerzo invertido en el proceso de creación bien se merece semejante repercusión: “cada día de creación de este juego fue agotador, estresante y tedioso. 60.000 fotogramas, 500 dibujos, una cantidad enorme de trabajo y esfuerzo. Sangre, sudor y lágrimas. Me levantaba cada mañana ansiosa por bajar al sótano y empezar”. Maja hace referencia al esfuerzo que supone animar a mano y a 24 frames por segundo los personajes del videojuego, sin duda la mejor forma de conseguir que el resultado final tenga exactamente ese aspecto años 30 que buscaban sus creadores.

Y si en la estética o la música las influencias son claras, no menos evidentes resultan los homenajes a otros títulos clásicos de los videojuegos, como los propios hermanos Moldenhauer reconocen: en el diseño o la jugabilidad de Cuphead se pueden encontrar ecos de Gunstar Heroes (Seven Force!), Contra III, Contra Hard Corps, Super Mario World, Thunderforce y Street Fighter III. 

Con su primera creación, Studio MDHR se ha situado en una posición envidiable dentro de una industria muy competitiva en la que destacar partiendo desde la independencia es muy complejo. Ahora, advierten, están trabajando en un nuevo título que no tiene nada que ver con Cuphead. Pero más allá del género o el estilo que elijan, los Moldenhauer ya han demostrado que cuentan con algo mucho más poderoso cuando se pone en juego: “lo único que no nos falta es pasión” asegura Maja.

 

Leer y ver vídeo en elfuturoesapasionante.elpais.com

 



Avatar Por Equipo de ynicio
562 artículos publicados

Comentarios

    Sin comentarios por el momento

Nombre

Email (no se mostrará públicamente)

Deja tu comentario

Copyright ©YOTUYEAH, S.L. - Todos los derechos reservados
Close